CÓmO nACen NUesTroS VIaJeS SenSOrialeS.

 

Si despojamos a los Viajes Sensoriales de todo lo que los rodea y nos quedamos sólo con sus elementos fundamentales, un Viaje Sensorial es en esencia un espacio de exploración, una propuesta donde los participantes se relacionan con el entorno sin el uso de la vista ni del lenguaje verbal, experienciando el mundo a través principalmente del tacto, el olfato y el oído .  Y esta es básicamente la misma  experiencia que tiene un recién nacido durante los primeros días de su nacimiento, antes de que sus ojos comiencen a ver.

 

Los viajes sensoriales nacen del mismo modo en que nacemos cada uno de nosotros. Existen desde que existimos, como todo lo que es esencial para el ser humano. Podríamos decir que nuestra llegada a este mundo transcurre a través de un viaje sensorial. Es quizá por eso que a muchos participantes los viajes sensoriales les conectan con la niñez más temprana, despertando recuerdos escondidos durante años y años en el olfato, el tacto y la memoria contenida en el cuerpo.

 

Nosotros no hemos inventado los viajes sensoriales, simplemente les hemos dado un espacio nuevo donde habitar , revistiéndolos con un ritual propio que gracias al trabajo y a la colaboración de muchos, ha ido madurando para hacer más interesante y enriquecedora la experiencia.

Estos largos años de desarrollo han sido todo un desafío, un hermoso trabajo que he llevado a cabo junto a grandes profesionales y amigos. Después de tantos fracasos, dificultades, críticas, aprendizaje y aciertos,  por fin hemos logrado lo que en un comienzo ni siquiera alcancé a imaginar. Jamás pensé que una propuesta tan arriesgada pudiera llegar a tanta gente. Aún ahora sigo contemplando incrédulo y sorprendido como un número cada vez mayor de personas de distintas edades, nacionalidades y sexo, se reúnen descalzos cada semana para volver a danzar, crear y renacer en ese espacio de sensibilidad, sensualidad, magia, imaginación y recuerdos.

 

Gracias Rolando Salame, por contagiarme con tu alegría y optimismo cada día, fue clave durante los duros comienzos.

Gracias Javier Marquevichi por todas las aportaciones , fue un gran aprendizaje caminar junto a ti buena parte del camino.

Gracias Macarena Juarez  por estar siempre ahí, acompañando a los Viajeros Sensoriales con la intuición y el poder de las manos.